LUGARES COMUNES

Tiene que ser él quien nos lo diga.
Habrá pasado un año más por su memoria,
casi un tren expreso que destruye la noche,
y sin embargo es el único que logra guiarnos
por esta encrucijada sin magnolios apenas.
Déjale hablar y que transite
las ciudades fútiles del sur y que regrese si cree
en las antiguas leyendas.
A su modo es lo mismo que tú, tan obcecado
con el presente que lo desfigura, tan pertinaz
con la mansedumbre falsa de los otros que llegan
al umbral perdido y allí arrojan su bostezo.
Ahora es el tiempo de merecer,
sin más ni más, la muerte.

*

Mi contribución para la revista ÁLORA, LA BIEN CERCADA, n.º 34, diciembre de 2017/junio de 2018. Edición coordinada por Isabel Miguel Díez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.