Matar el tiempo en Cuadernos del Sur

 

José Antonio Sáez / CONJURAR AL TIEMPO

El poeta y narrador Luis Miguel Rabanal (Riello, 1957), que recogió toda su poesía publicada hasta el 2014 en el volumen Este cuento se ha acabado. Poesía reunida 2014-1977 (Renacimiento, 2015), ha publicado el excelente poemario Los poemas de Horacio E. Cluck (Huerga y Fierro, 2017) y ahora Matar el tiempo, libro en que predomina el uso del poema en prosa, subgénero poético afecto al poeta. En Matar el tiempo las palabras parecen haberse desprendido de la inteligencia por que fueron engendradas y que les dio sentido, y haber tomado forma y significado autónomos. Son voces que navegan y naufragan por la superficie de las aguas de un río que busca afanosamente el mar. No se escuchan porque constituyen un susurro o un balbuceo, más bien se abandonan a la corriente que las transporta convocándolas a su propia seducción. No se hunden en ella, sino que flotan como barquitos de papel o cañas abandonadas a la inercia del desamparo por el que se columpia en la superficie de las olas con los ojos desmesuradamente abiertos. La travesía no es tal, sino la Vía Dolorosa por donde el escarnecido cae por enésima vez, en el límite de la realidad y la verdad que la envuelven. Así pues, el poeta deja ir las palabras como fragmentos desgajados de sí mismo en un estado semejante al de la languidez que sigue al silencio, con la suavidad de un tejido que rozase la piel del recién nacido o del que está a punto de emprender el camino y va desprendiéndose de todo lo que no es esencial: el espacio mental en que se sobrevive o se concentran los recursos de subsistencia. Puede que las palabras floten en la superficie de las olas, que se dejen caer con displicencia o que regresen en la bajamar a posarse como brazos, labios o cuerpos extendidos sobre la arena de una playa que no tiene nombre. Puede, en fin, tratarse de un discurso poético fragmentado y fragmentario que golpea fuertemente al lector, provocando inusitadas y sugerentes experiencias. Se dan también aquí las constantes de su poesía: la infancia y el paisaje del paraíso perdido de Riello, el amor y el erotismo, el dolor y la muerte, el compromiso moral, la memoria y la provocación. Cierto que no matamos el tiempo, sino que es el tiempo el que nos mata en su fluir, pues tiempo finito y medido somos. Por los textos de Matar el tiempo discurre con amplia libertad el flujo de conciencia. No se trata de textos fáciles, pues responden a íntimas y profundas motivaciones para cuyas imágenes el lector no siempre encontrará una interpretación concreta. Sin embargo, lo expresado en este discurso nos golpea brutalmente con su fractura emocional, provocando a nuestra intuición, tornando la lectura viva y vibrante.

‘Matar el tiempo’. Autor: Luis Miguel Rabanal. Editorial: Trea. Gijón, 2018.

DIARIO CÓRDOBA, en el suplemento CUADERNOS DEL SUR, sábado 7 de abril de 2018
También aquí: http://www.diariocordoba.com/noticias/cuadernos-del-sur/conjurar-tiempo_1216961.html

 

Anuncios