XXXIX

En el principio era la herida y su máscara horrenda, era la luz que no se acababa de hacer jamás, eras tú quien me miraba con bastante pesadumbre ver pasar a los niños y a sus madres hermosas.

Más tarde llegó la burla de la muerte, quiero decir su malogrado descaro, no estar aquí.

En el principio era el consuelo o era el desconsuelo.

Y otra vez, rebosante, la bolsa de orina.

 

XXVIII

Alguien se refiere a algo que fue a ocurrir en aquel preciso instante.

Alguien conserva detenidamente el gesto de quien tuvo que partir a la mitad su cuerpo, y no obstante ser dócil, y amar sin extrañeza lo que no podría de ningún modo amarse.

Soy yo ese testigo.

 

*

Si te apetece leer más: https://apologadelaluz-jorgeespina.blogspot.com.es/2018/03/luis-miguel-rabanal-matar-el-tiempo.html
Gracias, Jorge.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s