Matar el tiempo en Filandón

 

José Enrique Martínez / El malestar ha vuelto a cebarse en mi carne

La constancia caracteriza a Luis Miguel Rabanal. Año tras año nos va entregando su poemas en libros que forman ya un corpus considerable. El nuevo se titula Matar el tiempo, setenta y cinco poemas breves y escuetos, en versículos. En contracubierta se nos dice que en el poemario cohabitan gozo y dolor, el cuerpo y su imposibilidad, la redención por la infancia, el deseo, el erotismo y la insumisión existencial. Es algo que se va palpando a medida que avanza la lectura y se nos va imprimiendo una palabra dolorida, apesadumbrada, en un ámbito imaginativo en el que cobran presencia el tiempo, el retorno, el frío, el cuerpo… Pero no es algo explícito. Si hay un relato en el origen de los poemas, se inhibe en favor de la abstracción o de la esencia, con un fraseo cuyos significados huyen de lo concreto, al igual que las figuraciones líricas, que parecen provenir del calor o la fiebre de la imaginación. Al oscurecer sus referencias, el poema cobra un cierto sentido críptico o enigmático. El lector tiene la opción de dejarse arrastrar por el flujo verbal y sus consecuentes intuiciones o, a la vez, indagar en la complejidad del pequeño universo del poema. En el primer poema, por ejemplo, se unen dulzura y dolor y se habla de «alguien te conmueve», de «el ausente» y de «el que regresa», que tal vez sea, en el desvanecimiento de lo palmario o concreto, el propio yo. La pregunta que le surge al lector no se refiere solo al sujeto, sino al espacio y al tiempo de ese regreso. Y lo mismo podríamos decir del poema siguiente, que comienza: «Soy quien no ha llegado aún», que puede suscitar diferentes interrogantes. Por otro lado, conviene advertir que además del yo hay otra presencia, que manifiestan versos como este: «Nada puede ser si tú previamente no lo invocas»; es un tú que tiene que ver con la casa, tan recurrente, el amor, el deseo, los cuidados del «cuerpo gimiente»…

Hace pocas fechas, Rafael Morales publicó, con un buen prólogo de Antonio Gamoneda, una corpulenta antología que tituló Poéticas del malestar; a los veinticinco poetas del volumen los caracteriza el antólogo por la expresión del desasosiego existencial en una escritura antirrealista y fragmentada. En ella podría figurar de modo pertinente Luis Miguel Rabanal, el poeta del inolvidable y salvador Olleir que escribe: «Tanta amargura no ha de ser buena, tanta amargura que apetece escupir» y «El malestar ha vuelto a cebarse en mi carne».

Matar el tiempo, Ediciones Trea, Gijón 2018. 96 págs.

 

DIARIO DE LEÓN, en el suplemento FILANDÓN, domingo 1 de abril de 2018.
También aquí: http://www.diariodeleon.es/noticias/filandon/malestar-ha-vuelto-cebarse-carne_1238322.html

— Cortesía de Álvaro Díaz Huici
— Cortesía de Álvaro Díaz Huici
Anuncios

Matar el tiempo en El orden olvidado de las palabras

 

XLIII

Contemplar así el paso de la noche a la última ternura sería ineludible para tener que morir, pero morir con ella.

Ellos, por el contrario, todavía hoy adivinan qué es la lujuria sin nada.

Merece gratitud quien nos enseña a tragar el brebaje que abrasa, esa mezcla incalculable de hastío y enfermedad, de regaliz y de lluvia.

Ni se te ocurra volver.

*

Gracias, Angelina. https://elordenolvidadodelaspalabras.blogspot.com.es/2018/03/contemplar-asi-el-paso-de-la-noche.html

 

Un poema de “Manual para suicidas”, de Salvador Negro

 

Eres el argumento de quien ya te ha olvidado
y te recuerda a su pesar, la borrosa criatura que veneran
los que no saben del suplicio.
Es esta tu mecánica: respirar muy despacio el dolor
hasta que el pensamiento cuaje en una sombra
que puedas atrapar con el silencio,
—luego te sobresalta un nombre y todo está perdido,
crece la escarcha hasta borrar de nuevo de tus ojos
el indicio de la serenidad,
la cima cálida del frío—,
amar sin que note la distancia que corrige los besos,
proferir melodías para que el tiempo adorne
su paso tan absurdo, no poner condiciones al dolor
innecesario que por algún motivo
no se va nunca en demasía.

*

Salvador Negro, “Manual para suicidas”, Monográfico de la revista ABRIL, núm. 54, Luxemburgo 2017. Frontispicio de Antonio Gamoneda.

Matar el tiempo en Hankover

 

I

Tienes que ser tú el que consienta en la dulzura y también en el dolor, algo o alguien te conmueve pero no es en Montecorral sino en la desaparición que ahora mismo no te alude.

Frente al espejo se cumplen momentos que vaticinó el ausente, voces para el que regresa.

Por doquier palabras.

 

II

Soy quien no ha llegado aún.

Soy el que nadie esperaba que llegase, el que confía en el idiota misterio, siquiera el de saberse desahuciado como cualquier huido en el interminable fondo del bosque.

Sé quién es el asesino, te conviene ser mi amor, mi espasticidad y mi íntimo desastre.

Exacta culpa de la infancia.

 

III

Mi carne no es la carne que aguardabas.

Tantos libros abiertos y la música haciéndose, poemas sin terminar y muchachas heridas, todo por confeccionarse un sitio en la historia de este día y de aquel jueves nublado.

Mi lengua no es la lengua que hacía de las suyas al bajar la neblina, entregándose a ti como un travieso y diciéndome a mí mismo las funestas palabras de costumbre:

ten piedad de mí, ten mucha piedad de mí, ten mis brazos y cose mi garganta.

 

*

Gracias, Vicente. https://hankover.blogspot.com.es/2018/03/matar-el-tiempo-3-poemas.html?spref=fb

Un poema de “Metaéxtasis”, de Óscar Ayala

 

/UN PLAN PARA MORIR DE MUERTE AZUL Y AMARGA/

Tendrá por fin un plan para morir de muerte azul y amarga.
Se cerrará sobre su propia esfera.
Destapará una música de pájaros que arpegien el tejado con sus vuelos [heridos.
Y los grávidos cúmulos arrancarán de cuajo los troncos de los árboles.
La única brisa perceptible será la vibración del alarido unánime.
Los escasos remansos de luz quedarán prisioneros entre piedras y muerte.
Los pocos cráteres que el amor practicó se sellarán con barro de ceniza y de [sangre.
El espacio y la noche.
La certeza.
La profundidad de los puntos.
El aire ahogando el aire.
La quietud acumulada durante siglos.
No habrá esta vez paloma ni brote ni grieta ni lejano goteo.
Tendrá tendrá por fin un plan para morir el mundo de muerte azul y amarga.
Se apagará y entonces un suspiro de alivio
desgarrará sus bronquios.
Será entonces.
Será en ese momento.
Será cuando se siente al defecar y descuide los ojos
cuando le clavaré mi canto en el centro de centro de la frente.
No antes.

*

Óscar Ayala, “Metaéxtasis”, Ediciones Baile del Sol, Col. Sitio de fuego, Tenerife 2018