Matar el tiempo en La Ciudad Sinnombre

 

LV

Contando ovejitas negras, desgracias blancas y unicornios tostados.

Las mismas frases,

las más usadas y las más terribles y resecas por lo endebles, las que no quieren desasirse ahora mismo de mi voz que no es

mi voz.

Mirar que no falten nunca,
llevármelas conmigo al último cerco.

 

LXXII

Espera el hijo a que comience la tarde para reunir sus pasos con mis pasos de humo, tampoco opta por enmudecer igual que ha enmudecido la vida de quien con tanta amargura lo ama.

Duele atisbar en su cuerpo dulce y enorme cómo asume que va transcurriendo la hora de estremecerse por nada.

Llega de súbito la noche y nos sorprende apenas su tibia, su bronca sinrazón con palabras no dichas.

*

Gracias, MJ. http://alfaro-laciudadsinnombre.blogspot.com.es/2018/03/matar-el-tiempo-luis-miguel-rabanal.html

Anuncios

Matar el tiempo en En un bosque extranjero

 

La luz que no ha vuelto desde el día tristísimo.

La luz que no entiende de los anómalos cuerpos.

No sabría pronunciar las palabras cuyo significado apaciguase la zozobra insustituible de los otros.

Matar el tiempo matar el tiempo matar el tiempo.

 

De ese texto toma su título el último libro de Luis Miguel Rabanal, que publica Ediciones Trea, un libro de poemas que parecen escritos desde la otra orilla, con una distancia sentimental que sin embargo no deja de conmover al lector de sus setenta y cinco textos.

Quizá no otra cosa deba ser la poesía: esa rara mezcla de distancia y emoción, de técnica y llanto, como pedía Carlos Edmundo De Ory.

Santos Domínguez Ramos

*

Gracias, Santos. http://santosdominguez.blogspot.com.es/2018/03/luis-miguel-rabanal-matar-el-tiempo.html

 

Los poemas de Horacio E. Cluck en El orden olvidado de las palabras 4

portada

 

PECAS

La genuina calamidad era no estar cerca de ti. Muchas veces se atrevió a confesarse a sí mismo el desenfreno, este irse terminando con las manos llenas de arena y en entredicho cualquier semejanza con la piel que no ha dejado de ser vil nunca. La genuina calamidad era estar contigo. Nada es lo que fue, si tus quejas se rompen en la casa como una tarde cruel, si tu boca se ha hecho espuma en el mismo mar que antes ahogaba, nos sobra confusión, se dice. Para abrazarte se urdieron las palabras hermosas, él ya no tiene miembros ni corazón, le asustan los libros en blanco. Él no tiene manos tampoco, ni más corazón que cualquiera. Si quisiesen venir a atropar lo que dejaron de aquella esparcido sobre los cuerpos lisiados, si quisiesen venir a asustar un poco a los niños para que no duerman nunca, serías dichoso. Cada día un nombre que no te corresponde es pronunciado por alguien que no ves, desfigurará tus labios con el mayor sufrimiento. Querrá morir contigo.

*

Gracias, Angelina. https://elordenolvidadodelaspalabras.blogspot.com.es/2018/03/pecas-un-poema-de-luis-miguel-rabanal.html

Ya en librerías “Matar el tiempo”

Si estás interesado podrás conseguirlo en tu librería acostumbrada
o bien pinchando en el enlace de la editorial:

http://www.trea.es/books/matar-el-tiempo

Editorial: Ediciones Trea
Título: Matar el tiempo
Autor: Luis Miguel Rabanal
ISBN: 978-84-17140-36-6
Precio: 14 €
Fecha: febrero 2018
Número de páginas: 96
Colección: Poesía

Distribuidores:

http://www.trea.es/p/distribuidores

 

Dos poemas de “Pan duro”, de Ana María Puigpelat

 

El hombre supo que era el hombre
cuando escuchó su nombre en las aceras.

El horizonte ya se había perdido,
escuadra de cemento y de metal
circuncidando el algodón del cielo.

Comienza la distancia, se mide en estaciones,
espacio confundiéndose con tiempo,
una escenografía de tres lunas
enmarcadas de lluvia.

El hombre había aprendido a caminar,
tuvo zapatos antes que los dientes,
pisar, luego morder,
siempre la carne.

 

 

La soledad es un concepto
que vendrá precedido de amargura.

Quizá llegue después con las ciudades
cuando la vista pierda los colores
y el calor sea una sombra artificial
dormida alrededor de la palabra.

Yo nunca he estado solo:
me rodean inventos e ilusiones
que ahora forman parte de mi mano.

Derrumbo poco a poco la constancia.

*

Ana María Puigpelat, “Pan duro. Antología poética”, Ars Poetica, Col. Beatus Ille, Oviedo 2017. Selección y prólogo de Verónica Aranda.