Él no se atreve a dudar
del azul del cielo
ni de la boca de ella, confía
en poder bajar del árbol
con la última luz.
Cuando el atardecer arrasa
la pequeña memoria
y nos conviene respirar
por si no hubiese ocurrido.
Aquel fuego deslumbró
tus ojos, calcinó tus manos.
Él cree haber soñado
todo esto que escribes.

Anuncios

2 comentarios en “Poema del corrector de pruebas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s