APÁRTATE DE MÍ

Maria Callas ha venido a traer sus lilas un momento
y no es cosa de marcharse sin escuchar il canto assoluto
que debe concedernos un poco de pesar en este día,
con restos aún del sol del verano y con los invisibles regalos
que el amor nos confía vaga, pero astutamente.

De tantas fracturas y del amanecer en las tranquilas hogueras
tal vez persista la costumbre de sufrir, como si nada,
como si el daño solo fuera un muchacho cabeza de alcornoque
que blasfema y que oye pasar las nubes
y no un hombre que se acaba de enterar de que está muerto
el deslenguado.

Bien están los aniversarios y las bendiciones áureas al deseo.
Y los leotardos rosa y los chicles de menta,
y como mucho también este amor que envuelve nuestra sangre
con duro papel de estraza, un poco manchado
de aceites y colillas, pero nuestro el pobrecillo para siempre.
Como el amor de los beatos y el de los pistoleros.

Y no quieras perder ahora ese tren en llamas que se estira
en la noche lo mismo que el cuerpo tumefacto de una estrella,
ni más ni menos que la que vislumbra nuestros besos
dados a escondidas de él, el perpetuo e intrigante protagonista
de nuestra historia, ni mires con saña el retorno
de quien llega del frío y se nos parece tanto.
A nuestro amor, querida mía, le debemos
dos copas de menta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s