Fake 3 2

El placer confía
en que abrase la voz
de quien camina a ciegas.
El placer no lo sabe
pero a cada cuerpo
que ofrenda le abulta
en su costado una zarza
redonda, extrañísima.
El placer se asoma
a ese río profundo
donde el ahogado ríe
con la rabia del débil.
El placer se lava el pelo
con flores de lavanda
y escorias.

.

Es mi aportación para el n.º 3 de la revista Fake, monográfico CUERPO, diciembre, León 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s