A pesar de las cosas
que nos dan su desvarío si volvemos sobre ellas
nuestros ojos,
por verlas al alcance del dolor
siquiera y de la ruina,
por tener a nuestro lado
a alguien que, como él, nos mire con espanto.
Tal vez porque si no jamás podríamos
sobrevivir como si nada
en un poema.
A pesar de todo ello
aún hay quien nos sobrecoge cada día
con su voz de obsceno tahúr y con su daño.
Cosas que hoy le dan lo mismo
al necio y al ecuánime mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s