U
n
o

a veces quisiera
que el aire fuera un grito
o lluvia
sobre estas hojas sin tierra
escritas con ceniza

con hambre y con raíces.

.

N
o

importa lo que digan.
Un niño llora

y duele el frío
sobre el mundo.

.

N
o

me rindo.
Después de todo
hay que abrazarse al día
y colocar las manos
bajo el agua
para soñar el puente
que no está.

.
Domingo Acosta Felipe, “Grito”, NACE, Las Palmas de Gran Canaria 2015. Prólogo de Cecilia Domínguez Luis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s