ADIVINA QUIÉN se acordará de ti
en el estruendo, le dice tenuemente.
Quién se enojará contigo
cuando sufres y el sudor
es muy breve y es pasto de tapires.
También es útil recrear
aquello que bastaba en tu ternura,
sus caderas apuntando
al norte despoblado de la vida,
labios estirándose hasta un lugar
inconcebible, maravilloso, verde.
Quién se acordará de ti
en la desposesión, dice, como un rito
que tropieza en tu cuerpo
y lo mutila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .