Rabanal_tres_Inhalaciones_alta
«Cortocircuitos, perfumes, candelabros».
P. S.

Himnos con los que no esperamos construir
arduos despojos sino lágrimas que no soporten
ni la llama ni el placer de los necios.
El del sudor de esos niños y la disciplina
insolente de las muchachas que gimen
sin pagar por sus labios monedas.
Porque no se habitúa a comportarse como
el que retuerce su piel y se hace poseer
por presencias que repelen el alma
con sueros nauseabundos.
Lo mismo que el dolor.

Así hasta completar la vigilia del hombre
que ha vuelto sobre sus pasos y averigua
la manteca rancia con que se ha saciado
en penumbra.
Es la muerte que tuve, le responde la muerte
que se acerca desfigurando a borbotones
su rostro, lo mismo que el dolor.

No es un fuego que trastorna la desidia
y traspasa nuestra carne con cicatrices ramplonas.
No es el principio ni el final que nos sueña
con asco, sucede en las casas menos polvorientas
cuando nadie ha venido a dormir junto a ti
sin más argumentos que apuntarse
en la mano estigmas, lunares.
Lo mismo, lo mismo que el dolor.

.
De “Tres inhalaciones”, Amargord, Helado de mamey, Madrid 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s