Sin perdones

Los silencios que presagian lo gastado
del delicado corazón
y quizás los que has usurpado,
pero no puedes llegar
y querer aprender en este día no propicio,
en el no despertarás, ni ante el reclamo
lleno de fachadas ni ante las contradicciones entre
máscaras de miedo abstractas sin más verdugo que
uno mismo,
porque el amor deshabita con garra suave
y amordaza silencios.

***

Te sueño tan profundo que a veces charlo con la muerte.

.

Felipe J. Piñeiro, “El ladrón de sentimientos”, Eolas Ediciones, Col. Eria, León 2014. Prólogo de Vicente Muñoz Álvarez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s