Sin apenas pretenderlo,
al abrir los párpados
creo ver sombras
que asfixian como la melodía
del acordeón que no oyes.
A menudo
las palabras del inocente
afilan el cristal
de un sueño,
me miran
mirar tu sonrojo.
Hasta puede suceder
que las manos hablen,
que todavía no sobre.

Anuncios

2 comentarios en “Poema del procurador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s