Una ciudad sin nombre alguno.
Eso es tu cuerpo ahora que lo miro
mientras duermes tibiamente
enmascarada con tu propia grandeza.
De la incertidumbre procede
este viaje que poseerá tu sueño
de niña tropezando en una plaza
con casas en derribo,
con secuelas de vida que no comprendió
nuestro amor porque era pronto
en tu vientre inacabable.
Detrás de tus ojos
otro hombre atisba la felicidad
y se esconde dulcemente de ti,
hasta que nombras la desidia.
Yo te salvaré de cuanto crees.

Anuncios

3 comentarios en “Poema del vagabundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s