V

Farolas

Al atardecer no está solo,
alguien garabatea junto a él palabras
en tanto las luces las dibuja
el estúpido duende del otoño.
Oscura ciudad en obras.
Bajo su balcón el mundo
corre y se estremece,
muchachas desoladas
o grandes niños temerosos.
Y de golpe la mortecina luz
clavándose en sus párpados
como traición y suspiro.
No se asoma nunca
al blando y terrible precipicio
pues teme ser despedazado por la fiera.
Él quiere, muy a solas, sucumbir.

 

Anuncios

2 comentarios en “Poema para chorlitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s