A la que falta portada

.

No somos los mismos, no somos aquellos que fabricaban cruces de madera para entretenerse en dar misas de noche o, a la mañana siguiente, para combatir a las bravas. Gracias al bochorno, el personaje estrangula a su doble más sabio y le ofrece regalos hostiles. Ni siquiera somos los que salpicaban el verde con muy tristes trampas. Trajes de marineros ajenos, bolas de cristal sin su ojo vago y con mácula, tiritas de cuero extraídas con esfuerzo de la confusa piel del ladrón. Nosotros no somos los mismos, qué va.

.

EPISODIOS DE DEBILIDAD

La única certidumbre se oculta
en el costado, el terror nos muestra
sus encías para sumirnos
en la tristeza y esclarecer
el ensueño.

Con curiosidad observabas la luz.
Dos hombres se abrazaron
y no les siguió paz alguna.
Vives para no cansar a la vida.

A fuerza de apuntarlo
estalla en tu cuerpo la superficie
convulsa. Y gimes conmigo
a través de esas flores rosas
en las que nadie repara.

Duele estar aquí sin que tú
te estremezcas.
A fuerza de apuntarlo
creo en el dolor que has sufrido,
creo en las frases que mienten
sin querer hacer daño.

O destrozo las notas
amontonadas sobre la ficticia
mesilla de noche.
La única certidumbre se apiada
de ti y atraviesa tus piernas
con alambres de espino.

.

Para leer más, aquí y aquí. Gracias, David.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s