HABITACIÓN CON CLARABOYA AL FONDO

.

Qué poesía hace falta hoy? Qué poesía no hace falta?

En el editorial del n.º 1 de «Claraboya». León, sept.-octubre 1963

.

claraboya y

(Agustín Delgado)

Magulladuras al azar.
Creo haberlo encontrado
y se despereza,
la huella
de algo que escuece.
Frío y de improviso
su llamada, parecería ser
lo que uno más ama
en el insomnio, el reloj
que resuena con sorna
al final de la noche.
— Quiero leer sus lamentos.

(Ángel Fierro)

Se le aproxima, desnuda
el corazón con parsimonia
o el hielo sacude
su cabeza.
Alcohol y cenizas.
Se cree las palabras
le aborrecerá
volver a contarlas,
los vasos en su sitio.
A la izquierda, cómo no,
los libros de Borges.

(José Antonio Llamas)

Pensaba que las sacaveras
serían figuras de tiza,
que el futuro no existe
ni la grava que arrojar
a la cara de Toño,
de aquella hasta daba
miedo tener miedo,
vienes a mí suplicando.
Si quisieras volver
si tu boca encerrara
un misterio que no dice,
la dama que se habitúa
a llorar sobre la arena.

(Luis Mateo Díez)

La cara y la cruz con
tantas brumas, la carne
sólo es el preludio
la prédica que ha elegido
el impostor.
Retira su colcha
y ya no es de día, el rostro
no es el de quien esperas,
te ha visto sufrir.
Manos para cortar
y trocear las manos.

.
Es mi aportación en el libro “Claraboya y sus amigos”, Eolas Ediciones, León 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s