Deben de ser láminas
de otra edad,
en la era de Quinto
se escribían pecados.
Dile que es tarde
y te lo anticipan las ranas
y el aguzo se consume.
La casa que se desmoronó
como un mal sueño,
el niño
que se encontró
de sopetón con su tesoro.
Dile que te quiera,
no hay más escondite
que el de sus rodillas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s