Obdulia azul

.

YA ESTAMOS EN EL CONJUNTO TREMENDO DE LAS TARDES

Ya estamos en el conjunto tremendo de las tardes ningún detalle
que nos signifique o nos destruya nada para el más tranquilo sueño
nosotros que venimos somos aquello que aún respira
que un bosque sencillo de tez cansada acaso nos completa
Obdulia mis manos han sobrevolado un cuerpo vieron montes
de calor y lluvias heladas y pantanos ocupados de ternura
un cuerpo solemne y salvaje en el transcurso de otras horas ínfimas
el cuerpo que por su amoroso aspecto preside los instantes
coacciona a otros cuerpos hace de las llaves residuos claros
tu cuerpo Ob que así desnudo semeja un crecimiento
avalanchas de humo con las cuales marcarte una frontera.
Obdulia
cuando pienso que la parte incómoda de mi aliento coloca
una escena horizontal en tus posturas
sensaciones tejidas en restos de arañas violentas doblegadas
algo que retuerce mis impulsos y me obliga a ver tu piel cómo
se arruga y toma un sonrosado aroma de victoria
después qué frágiles nos vemos qué sudor de risa nos contagia.
Afuera mi amor: un árbol una teja un cigarro un hilo rota
una madera una ventana de sexo masculino algo como un pájaro
un cristal abierto una antena un sobresalto un libro un labio
una piedra una mesa o una cara una flor un hombre extenso
su vil maceta un enjambre de palomas un lápiz una muchacha
un automóvil un radiador que exhala un frío un frasco con perlas
una dioptría libertaria una sola caricia una puerta una llanura
un desierto y una pradera un perro con silencio otra muchacha
un niño se ha cansado pronto
de ser hombre y vomita en el suelo cartones de un caballo
Obdulia afuera todo esto y un desconocido yo foráneo.
Espero que el tiempo me devuelva la ilusión multiplicada
aspiro a hacerte siempre más estrecha con mis brazos y a romperte
confío en la vehemencia litúrgica para consagrar tu cuerpo
pongo las manos en el volumen de tus senos y respiro el tic
tac que te palpita simulacros del fragor de otra batalla sida.
Obdulia otro contagio para crecer juntos en la sombra de la noche
otro atardecer espejismo o hundimiento señales que completan
un nuevo pasadizo para la entrada o hacerme con la magia de tus labios.

.

De “Obdulia azul”, AHE, Col. La otra palabra, Mataró 1980

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s