HA TOMADO un libro de la mesa
y lee en voz muy baja, pretendiendo recuperar
la costumbre de hablar consigo a solas
y de contarse mentiras, atreviéndose
a mirar en las páginas gastadas
un mundo que le arrancó una vez las manos.
Dicen que la bruma envuelve el recuerdo
con guantes de charol y vino turbio.
Lee palabras abruptas
como maldiciones, dulces
como muchas noches de deseo impostergable.
«Ese soy yo, el que ya no es yo
y se mutila ferozmente porque trata
de asirte con su cuerpo ajado».
Afuera se oye el trepidar confuso
de la tarde y él bosteza,
y tiene miedo.

Anuncios

4 comentarios en “Poema para incontinentes

  1. tal y como escribió Ángel González:

    Hay que ser muy valiente para vivir con miedo.
    Contra lo que se cree comúnmente,
    no es siempre el miedo asunto de cobardes.
    Para vivir muerto de miedo,
    hace falta, en efecto, muchísimo valor.

  2. Simplemente lo puse para comentarte que me parece valiente como la copa un pino (y no se me ha ocurrido mejor forma que usar los versos de Ángel)
    Ah! pero justamente ese poema es de su póstumo NADA GRAVE.

    Y no es personajillo, es tu personaje. Y ya vive entre poesía, TU POESÍA, sin necesidad de más. Aunque bueno, igual tu recomendación le gusta… Ángel González es, siempre, una “apuesta” segura!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s