Mortajas escan

.

A la voz errada del que mira
no le falta arena,
guarda silencio quien más sufre
como si tuviese calentura.
Cuenta al revés sus pasos.

A las horas sin fin
les puede el sueño, ella
se acuclilla para disponerlo todo.
Se hicieron los domingos
para escuchar su trémula voz.
Y las noches impúdicas.

El que se marcha
y el que jamás se marcha.

.

Aquí. Gracias, Francisco.

Anuncios

2 comentarios en “En Poesíamovimientoperpetuo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s