Lugares - Portada.FH11

.

XXII

Quieren expresarse, se describen
los unos a los otros vicios
simultáneos que algunas tardes
fueron tenebrosos
y sabían a café igual que el desamor,
igual que la helada.
En Traslafuente había peligros.

Indagaban tu carne
para encender aguzos con ella.
Los labios añiles, desangelado
el amor y el espía que corre
para delatarlo a la hermana
y que cumpla el infierno.
No vayas muy lejos, que su piel
reproduce el espanto
tan bien como ayer, si fuiste
tenaz sorbe ahora su orina
y alivia la sed del gigante.

Trapos viejos para abandonar
mientras sueñas la vida,
nada de cuanto padeció podrá ser
evocado y no serás tú,
arpía espeluznante
o niño que se burla, el que lee
en su rostro aguado por la sal
la novela y el dolor.

Noches desiguales, piernas
desiguales, aclárame la voz
con esas fresas.

Espetaban en la tierra forcas
y que nadie obtuviera el perdón.

Si quisieras regresar te cambiarían
de buen grado los cromos,
habría más caricias con ella
en el poyo de Pedro.
Para qué, si no, tantas
palabras.

.

De “Lugares”, Ediciones Hontanar, Ponferrada 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s