XVI

Hoy por ejemplo sé con fe segura
cómo tendría que abordar la cama
nuestro rito de amor: sobre una trama
de inamaestrable luz que nos figura

siempre a un tiempo a los dos, y que perdura
sin mutuo eclipse, y donde a mí me llama
la tú que me ama, como el yo que te ama
te ama en tu goce a ti sin veladura.

Mi boca por ejemplo, en la pelambre
preciosa de tu pubis, buscaría
servicialmente tu jugosa griega,

sin avaricia, con más mimo que hambre,
haciéndome más tuyo que a ti mía,
fiel en tu coño mismo a ti completa.

.

De su libro “Sonetos votivos”, Fundación Inquietudes, Col. Instrucciones para abrir una caja fuerte, Madrid 2008. Nota de Carlos Piera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s