.

Sin espada

El río la noche el fuego de vivir
los cabellos pulpo las necesidades de una lluvia
que han de compartirse
el espejo más reprimido
menos rapaz
las piernas más puras que las esclusas
solas sobre el abandono
las manos ennegrecidas por negras flores como ojos cerrados

Tú sola puedes separarnos

.

.
De “Versión celeste”.

.

Tomado prestado de OTRA IGLESIA ES IMPOSIBLE, allí la versión original del poema y más textos suyos… Gracias, Jorge.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s