.
Nostalgia de la patria: qué fastidio.
M. T.

.

A medida que transcurren los minutos y nieva,
las poetas se recogen en casa
y toman corriendo su labor y se afanan
en ponerle término al retiro.
Encender el portátil, abrir bien los ojos e iniciar
el programa que va a componer ahora mismo
los versos seguramente más tristes.

Así de pusilánimes se encaran las poetas
a todos sus temores, se peinan el flequillo
con livianas metáforas dulces y con tal de dar pie
a una espina errabunda se le ofrendan curaciones
para enjuagar la boca y curarse el espanto.

Algo no funciona en la base de datos.
Las poetas, ciertas poetas de mirada
impermeable, se abrazan sin querer al vacío
que nombran los dioses incoherentes del deseo.
A medida que transcurren los minutos y nieva
las luces de linterna que recorren la casa
impresionan también.

Las poetas permanecen ensimismadas alrededor
de la encina, han salido un ratito a mirar
el estertor de la noche.
El poema, por esta vez, se escabulle.
.
.

LMR
Del libro inédito “Tres inhalaciones” (2011).

.

También aquí. Gracias, Eloísa.
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s