.
.

.

blues de los descolocados

demasiado tiempo, ya sin buscar, sin querer cuadrar un balance negativo, por no mentir… no mentirme.
Demasiado tiempo en la zona oscura de la barra, bebiendo reflejos que ya no conocen origen, y oscilan en la servilleta que emborrono hasta que un viento oportuno los dispersa.
Canto, nunca he dejado de hacerlo, eso que se cuartea en mi pecho, lo único que me hace avanzar, hasta la última y primera luz: pues la gran derrota en todo, es olvidar, y sobre todo lo que te ha matado, y diñarla sin comprender nunca hasta qué punto son hijoputas los hombres… Por eso, como bien dice Céline, tengo que pararme, romper la linealidad del destino que quieren imponerme, descolocarme para descolocarles… y dejar que los recuerdos fluyan uno a uno como puntos que de sí sólo conocen el vacío que les rodea el vacío del que beben: imágenes que caen al hacer una limpieza de bajos en el camino hacia el fin de la noche en mi copa.

.

Alfonso Xen Rabanal, “El tiempo del hombre muerto”, Origami/Narrativa, en breve. La portada es de Julia D. Velázquez.

.

Segunda entrega, después de “La cámara de niebla” (Eclipsados, 2008), de la trilogía CRÓNICAS PARA DECORAR UN VACÍO ENTRE LA NIEBLA, compuesta por las obras anteriores y “Limpieza de bajos”, work in progress desarrollado hasta el momento en Internet.

En palabras atinadas de Federico Jiménez Dosantos, este libro acarreará en breve bastantes culpas y bastantes tergiversaciones… Así sea.

.

Anuncios

2 comentarios en “El tiempo del hombre muerto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s