.
Guardar en el cabás
el nombre de los difuntos,
te visitan a deshora
como las nevadas,
salía a tu encuentro
ayer la melancolía.
El pupitre de entonces,
extraviaba la niña los labios
y escucha promesas,
a menudo no te explicas
cómo se amalgama
tantísima desazón.
Pudiera ser hoy
la tarde sin merendar
en La Arenera.
.

Anuncios

5 comentarios en “Aguamarinas para el recreo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s