1

Esquinas tristes de las horas. Esquinas muy tristes de las horas. Manos lavadas para aplicar el rito desolado de la diferencia y de la discordia. Y si no, decirle a quien corresponde que nada es como tendría que ser. Crece tu soledad hasta límites extraños, no escribes más.

 

2

La úvula aquella, casi al triple de su estructura normal, ahogándole. Fue la culpable del regreso a Urgencias. Nada apoteósico, bien es cierto. Solamente sed, sed, sed, mucha sed. Y la misteriosa fiebre, en tanto ellos porfiaban con él, conversaciones extrañísimas con sujetos desproporcionados, lindas estratagemas. Una vez más cayendo en la trampa de la pésima memoria y de su fúnebre música, él quiere dejarlo, quiere escribir su anotación diaria sin más requisitos que los imprescindibles y se le acercan las voces, se le pegan las risas a las sábanas sudadas de entonces. Pequeños paquetes de hielo en sus axilas. A los pocos días seguía sin poder tragar, no siendo el nauseabundo suero que le daban como si se tratase de una fantástica limosna, único consuelo para la boca seca que ya no era boca, ni era nada, y ellos proseguían con su bárbaro afán, decir y desdecir sus palabras bien en alto y las otras, escuchar sus reproches de día y de noche sufrir.

La úvula aquella, aparecida nadie sabe cómo, ni a consecuencia de qué, una madrugada, asustando con su exagerado tamaño al joven e imprevisible médico del ambulatorio que acudió a contemplarla para, acto seguido, subir a la ambulancia con todo ello y, hala, derechitos, rumbo al infierno.

 

3

Sobre el silencio una pátina de bruma, un árbol caído, como partido por un rayo, en el barrio de Abajo. Sobre la bruma un lugar que para nada coincide con aquel, niños asombrados que bostezan, pero también niños en la procesión sin su carraca. Sobre los niños, muerte. El tiempo, ese destrozo, ha pasado sobre ellos dando tumbos, gritos, y golpes y más golpes.

.

Anuncios

4 comentarios en “Como unas castañuelas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s