Vídeos de primera 11

.


.

También aquí.

.

PARA que nadie nos ocupe, ni nos rompa en los delirios
de un amanecer como de gaviota solitaria, ni nos sepa
cargados de manzanas, deseos o sillas,
para que ningún tiempo altere nuestras bocas
de azul tendido, para que nadie celebre un adiós como nosotros.
Para los amantes ridículos que vencen cotidianos
otras máscaras de aroma detenido, los rostros más diversos
en la altura, los pequeños asaltantes olvidados
de la voz, los brazos a llevar en días de humo
o de escarcha, los días húmedos en las nuevas cavidades.
Tanta muerte en los paseos, ojos dorados en el porqué
de los instantes, si nada se acerca a los labios de espuma,
si nada perdura como este amor de gratas
ocasiones, como venir cansados en las vistas, si nada lleva
tu calor atravesado en el pecho, en las flores sagradas del camino.
Para que nadie sobreentienda los nombres
atribuidos a los objetos necesarios: esto sería una mujer
que amo lentamente, esto un esmalte con su cara asomando
de vértigos y alardes, aquello pudo ser un irse,
Obdulia o nada o Diane Keaton, esto es la palabra que siempre nos precede.
Para todos los naufragios este día gemido desde tarde,
para los niños asombrados en los portales rigurosos de los sueños,
para ti mis crecimientos predilectos, para ti nuestros rituales
con el agua en los tobillos
para que nadie nos prevenga de los besos y alcoholes del verano.

 

(C) Luis Miguel Rabanal
Cuaderno de junio, 1984
Voz: María García Esperón
Música: Chris Spheeris
MMXI
.