.

Fue Samuel Stauwton quien en pleno arranque de desolación dejó escrito en una pared medio derruida del Muelle: ‘El jazz y el juego, el sol y los laberintos’. Emilio Amor, casi sin querer, pasó una noche por allí, de regreso de diversas tristezas, y tomó nota. Pero da igual la anécdota. Pronto, muy pronto, Libros del Innombrable va a editar su “El mar y los laberintos”, de donde procede el poema que sigue.

 

.
JOVEN POETA MALDITO

Me crié en una casa con vistas
al cementerio.
De adolescente, cuando salía,
cruzaba por el medio
y hurtaba de alguna tumba
un clavel o una rosa,
ligeramente marchita,
para lucirla en la solapa.

Usaba guantes negros,
fulares blancos y azules;
y uno, color quisquilla,
que, con el negro del abrigo,
resaltaba especialmente.

Utilizaba perfumes,
pachuli, aceite de rosas y tabaco,
y bálsamo de tigre de Bengala.
Además recitaba a mis amantes
largas estrofas en francés,
de Lautréamont y Rimbaud, principalmente.

Ejercía un dandismo fúnebre y fin de siècle
y recitaba versos, ligeramente ebrio,
igual que si un vampiro me anidara en la boca
y su voz no cesara ni con balas de plata.
.

Anuncios

3 comentarios en “Un poema inédito de Emilio Amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s