.
Hay días para disputar
delante de nadie,
te sabes de puntillas
el color de su desprecio,
la vida que pasaba por allí
con su bofetada y todo.
Días que embrutecen
y eres tu enemigo:
sobre la mesa flores.
Arrancan tu muñón
el tahúr y la puta, ni te
sonroja advertir su placer.
Bastaría con borrar
las risas del cuaderno.
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s