Un poema inédito de MJ Romero

0

Hay días sin imágenes. Y sin imágenes quiere decir que cierras los ojos y cuando los abres encuentras dos cuencas vacías por donde corren ríos de colores desde el gris claro al negro rotundo. Y por el río navegan bichitos diminutos que solo tu ausencia de ojos ve. Entonces te conviertes en un único ojo fuera de tu cuerpo, un ojo ciego que ha sido cegado por la ausencia de tus ojos y te contemplas en cinemascope profundo de tu otro cualquier ego, y te lías a matar bichitos, los mismos bichitos que tu yo dejó huir hacia el rincón más oculto de tu cerebro y entonces eres el nido del avispero. Eres el nido más peligroso porque multiplicados los yos se devoran unos a otros y la ceguera es absoluta. Solo queda bajar los párpados, detener el fluir del río. Detenerte en las aguas. Detenerte. Elegir entre la ausencia que te ha cegado o el ojo ciego que te hará ver. ¿Y qué diferencia puede haber entre una ceguera y otra o entre una y otra visión?
.
(De Cuando lo normativo se impone a lo sensitivo)

.

Anuncios