Poema del perfecto desconocido

Agravios comunes
que señalar en días
hermosos. La mueca
borrada por el sicario
feroz que huye, dedos
que abundan en la
tráquea del cadáver.
Sabrás de mí cuando
claree, manos que no
te pertenecen al
irrumpir en la casa.

Anuncios