.

Lóbrego, el deshollinador no tuvo descendencia y hay romanos que ridiculizan unas festividades más que otras por pergeñar con los cascos pintados de rojo el difícil sosiego. ¿Será de estúpidos ser fiel?, se preguntaba. Que lo perjudicial se desarrolla a través de las orientaciones que la curandera del turno de noche no concibe sino abriendo la boca ahora sí, ahora no, es sabido por todos. Aunque si bien se mira, el que desfragmenta los huesos no siempre censura al culpable de la estolidez del huraño, aquel que perfilaba en la silueta de alguien un cuerpo transgredido junto a un cuerpo espectral, catatónico. Al rododendro de la marquesa le nacieron por la noche espinas. Qué horror.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s