MORIR. Embadurnar mi pecho con los líquenes
amarillos del otoño. Morir
como se sangra en una ausencia, sola, cuando la tarde
se rehace de princesas dormidas. Herirme en tu nostalgia
sin un ápice de sombra.
Mirar de noche, en una noche rota por tu aliento
y olorosa a tu mejilla
y minada de soledad como otros niños,
el centro de tu vida temblando por la hora.
Morir, amar, a tientas. Y olvidarlo
del todo en la hermosura de los labios que no tuve.
Mudo, escrito torbellino.

.

De “(Técnicas) para abrazar un oscuro nombre”, Aldebarán, Sevilla 1985

Anuncios

5 comentarios en “Algunas técnicas de nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s