ESPEJOS PARTIDOS

 

Vosotros debéis de ser los desalmados. Tenéis toda la pinta de haber sucumbido en la batalla terrible de estar solos, un día sí y otro más si cabe, tenéis la carne azul de los muertos de sed. Nadie más sostendrá vuestros cuerpos cuando la fatiga sea un barco de vapor fundido en el desvelo, ni abrirá la puerta que conduce a la negra certidumbre de haber sido alguna vez muchachos. La luz se reconforta sin ojeras en su sombra esperada el mundo carece de las esquinas oportunas su desamor se ciñe a la ingle con hollín de Mercedes. Es preciso vigilar los ardores por si viniera a soñarnos con muchísima indolencia. Hay el tiempo justo para confesar, y dejarse de pamplinas, o volver a enamorarte uno de estos días de la gemebunda K.

 

 

LA CASA VIEJA IV

 

La luz era otra manera de sobrevivir atados al tiempo, o medías con tus manos la enfermedad y la noche. Creíamos de aquella en príncipes irremediables y oscuros que besaban a las niñas de pelvis perversas la vulva. Te vengarías un día de mí, decías en secreto a los otros. Arrastraban los árboles demasiada fruta terrible, y el pesar era verte escribiendo todavía poemas sobre aquella mesa tan rota. Uno que espía y va a tropezar con quien todo lo sabe. Los hermanos llamaban por su nombre a la fatalidad, se les podía haber contado la historia distinta. El niño sube la escalera y orina un montón mejor desde allí.

 

 

 

 

Para leerlo en su integridad, aquí.

Sinceramente yo me quedo sólo con la fotografía y la dedicatoria…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s