El pasado viernes 29 de octubre, los editores de EDP reprodujeron en su blog, bajo el título Octubre para el proxeneta, la siguiente entrada del diario. Gracias a los dos.

 

29 de octubre

Encima, Laura. Su genio es de mula terca, su enfado, su, a partir de la presente coyuntura, riguroso aborrecimiento para conmigo. Eres un tuercebotas, mi amor. Te crees la única minga sublime de la Tierra y yo me veo sometida a tus caprichos porque te conviene. ¡No te jode! Si me apuras llamo a Vicente Antón y que te den por donde sabes. ¿Qué culpa tengo yo de que no se te levante? Si me la quieres meter como los demás, me pagas. Eres un cerdo, mi amor, eres un cerdo, y un maricón, y no sé qué más llamarte… Fueron las palabras crueles que me dirigió con saña, al mediodía. Ya platicaremos, ya. La muy pilingui… Por de pronto le lancé a la cocorota un libro encuadernado en piel de pergamino que se encontraba a mano. Con láminas de Tiépolo, y aparte de destrozar completamente el ejemplar, a ella no la alcancé por unos milímetros de nada. Lástima.

Los de Asuntos de Interiores acaban de colgar en las salas más pequeñas los nuevos carteles. Sin especiales alharacas, no muy grandes, con letra bien clarita. “Sin condón no hay polvorón” y “A Amadeo de Saboya no le comí jamás la polla”… Poesía pura.

 

Elogio del proxeneta/Ediciones Escalera/2009

 

Anuncios

Un comentario en “Elogio del proxeneta sentado en la escalera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s