AGONIA DE PAJARO

 

La hora del sueño se agiganta

con botellas clandestinas,

pero los pájaros que salen del fondo de un ojo

anuncian

que la vigilia es deber de todo hombre

unido a la luna por un hilo de sed,

porque el corazón es un pequeño aeropuerto

y las alas funerales

derraman sombra lenta,

y el algodón abandona su privilegio

de otras páginas,

su fragancia de otras horas

y otras astas ardiendo,

para reunirse con una muerte pobre y emplumada.

 

 

De su primer libro, Sobre el silencio y otros llantos. Accésit Adonais 1979. Ediciones Rialp, Madrid 1980

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s