huésped

 

If only the phantom would stop reappering!

John Ashbery, «Faust»

 

 

 

Miro desde la puerta el polvo suspendido,

la luz tardía en las cortinas, y todo el tiempo

el fantasma está ahí: lo intuyo

 

en la brizna de nada que dura un parpadeo,

el aire al que interroga una página en blanco,

la música difícil de los huesos.

 

Ha ocupado su puesto junto a las otras sombras.

Una mella en la sangre, un rasguño tenaz.

Algo que no consigo aislar aunque lo intente.

 

Es rápido y esquivo, no tiene prisa.

Simple como la noche es simple,

como la noche cae con sobriedad de autómata.

 

Hace mucho que las palabras dejaron de ayudarme,

pero a veces las llamo siguiendo un viejo hábito.

Él brilla entonces un instante, ondea y se disipa,

 

y un puño de negrura ocupa su lugar hasta borrarlo.

Viejas palabras, viejos hábitos…

Ni siquiera la noche dura lo suficiente.

 

Ligera y lenta como una sospecha,

la luz de la mañana recorre a tientas el estudio

y todo gira una vez más

en la rueda de las apariciones.

 

 

 

De su blog Perros en la playa

 

Publicado por Jordi Doce en 3:34 PM  

jueves, junio 17, 2010

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s