LITERATURA / Novedades       LA CRÓNICA de León. 

Sábado 17 de abril de 2010.

“¿Qué más le puede apetecer a un cuerpo postrado que no serlo?”

Luis Miguel Rabanal edita ‘Fantasía del cuerpo postrado’ ilustrado por Mestre

 

 

Fulgencio Fernández / León

 

Pese a que en ‘el paquete de novedades’ de Camparredonda hay un libro-regalo el gran regalo es, sin duda, el libro ‘Fantasía del cuerpo postrado’, de Luis Miguel Rabanal con ilustraciones de Juan Carlos Mestre. “No está bien que yo lo diga pero es una joya”, dice Castañón.

Y le sobra razón. Es una joya cómo lo ha cuidado, son una joya las ilustraciones que Juan Carlos Mestre ha hecho para “el hermano Luis Miguel” y es una desazonante joya cómo de nuevo nos acerca el poeta de Riello su mundo, el del hombre que anuncia en el título del poemario: “Fantasía del cuerpo postrado?”.

– ¿Qué fantasía?

– El título posee un significado la mar de sencillo. Qué otra cosa le apetecería más que nada al cuerpo ese (postrado) que dejar de serlo, o de estarlo. Es decir, ser capaz de levantarse, de echarse a andar -siquiera un poquitín-, de abrazar a quien tienes que abrazar. Pues eso.

Una respuesta como la que ofrece en sus poemas, como las que ofrecía en ‘Mortajas’, sin anestesia, como es Luis Miguel Rabanal, un creador capaz de detenernos en el escaparate de una librería al ver su ‘Elogio del proxeneta’ o de ganar un concurso de relatos eróticos.

Y ahora, desde su cuerpo postrado, nos regala un libro de amor. Recuerda el poeta nacido en Riello que ‘Mortajas’, su anterior y reciente libro, “tendría que haber sido el último que yo terminase y no sólo eso, también era mi deseo que habría de terminarse con él todo lo demás. Por suerte o por desgracia -yo estimo que más bien por lo segundo-, un fallo clamoroso dio al traste con aquellos iniciales presupuestos”.

Las circunstancias hicieron que después de ‘Mortajas’ debía ver la luz este nuevo libro. “Se trataba de volver a retomar la escritura después del susodicho varapalo, no tanto al ciclo literario como al vital y anímico, pero, eso sí, volver a hacerlo desde presupuestos completamente diferentes. Y se me ocurrió que el próximo trabajo, experimentos aparte, no podría ser sino un libro de agradecimiento a la persona culpable de esta especie de renacimiento o vuelta al redil: María Jesús”.

Y añadió su otro amor, su tierra, ese Olleir que es Riello al revés y mucho más. “Un libro de agradecimiento y un libro de amor. Amor a mi tierra. A Olleir que, no me cansaré de repetirlo, no es sólo el anagrama compuesto por el nombre de mi pueblo al revés. También está formado por los pueblos de Ceide, Los Orrios, Oterico, La Velilla, Trascastro, Pandorado, El Ariego… Los lugares que desde la más lejana infancia se establecieron como mi pequeño o gran mundo, según se mire, y ordenaron para siempre mi memoria”. Y lo ilustra con un poema: “Has fantaseado con el territorio preciso, / allí donde se empleaban en herir tus ojos las horas. / En el camino de Ceide / terminaba el placer.”

Y se añadieron posteriormente las ilustraciones de Mestre, al que le pidieron 6 ó 7 y envió casi 67, “nada me hace más feliz que ser generoso con los hermanos, con las gentes de la tribu de la poesía”.

 

 

También, convenientemente ampliado, en Crónicas para decorar un vacío. Gracias, xen.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s