Con Esperanza Medina de nuevo. Gracias.

 

 

martes 9 de marzo de 2010

Mortajas, de Luis Miguel Rabanal

 

Y así termina el último libro (por el momento) de Luis Miguel Rabanal, Mortajas. Aunque se diga de él en la solapa de la portada: "Obra concebida y fracturada desde un principio como póstuma pero que, mira tú por dónde, no hubo manera", yo me alegro de que no lo sea, porque así habrá mas. Y después de todo, las obras póstumas regalan muy poco al autor.

 

Esta ilustración (para verla, aquí) como las otras del libro, es de Amancio González Andrés, perfecta para el poema al que acompaña y para cerrar el libro.

 

 

Al que contempla más veces

se le cae el cabello también.

Me conoce el anestesista

y sabe de mis gustos, labios

no mutilados por el filo de la felicidad.

 

Nos falta la última ciruela,

los dedos que nunca van a reunir

su secreto y mi ternura.

Nos quedan tantas cosas

por hacer, el contagio de mi voz

por su silencio.

 

Al día siguiente nos verán sonreír

los armoniosos y los menos lúcidos.

Yo confío en la dosis exacta.

Sin mucho calor, sin despedidas.

 

 

Luis Miguel Rabanal, de Mortajas

 

Publicado por Esperanza en 22:42 

Etiquetas Poetas

 

 

 

Texto publicado también en Desde las lindes del sur. Gracias, Ángel.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s