34

 

Regresan los cuervos

se miran en mis ojos

picotean mi lengua

 

buscan los pulmones

los huecos de mi pubis

para respirar mejor

 

(dicen)

 

estamos tan lejos

del bosque

 

 

 

 

Todavía es hoy

 

A mí no me mires, mírala a ella o a él. La frase estaba escrita, estaba resguardada. Trasgos de otras latitudes se la llevaron y no recuerdo nada. Estaba escrita en la piel de la serpiente, la del cuento

o era otra

la serpiente

 

una diosa pagana

no divina

 

una diosa que arrebate al recuerdo el tiempo de los caminos asfaltados

y nos devuelva al tiempo de la fruta salvaje

y nos desligue y nos separe

de las monedas y de los bancos amurallados

 

una diosa pagana de arándanos y moras

puñados de

tú y yo

ya nada hay que temer

nos hemos despojado de la piel de la serpiente.

 

 

 

Si lo que te apetece es continuar leyendo, pincha en su blog. Merece la pena.

 

O mirar o descargar en pdf su Diálogos en la otra orilla, clic aquí. O aún más, hacer lo propio con otro pdf, el de su colección de poemas Cuanto sé de vos, aquí.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Dos poemas de M. J. Romero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s