Al sosiego del diálogo quisiera

rememorar las cosas que he tenido

y una que no tendré. (Borra el olvido

lo que la vida ofrece, y lo que espera).

Mi juventud, que el tiempo ha derribado

como al vetusto árbol la tormenta:

aquella tarde, aquella que uno inventa

y que anhela cumplir; el apretado

cuerpo que ya no es nada, apenas humo,

apenas sólo un signo en la memoria

o una sombra fugaz; la incierta gloria

de pasar, pasar siempre, como el humo.

 

(Escribo estas palabras en la noche

para no imaginarte en otros brazos).

 

 

Del libro Historias con Historia. Antología poética (1979-1994). Trabe, Grand Tour 5. Oviedo 2009. Edición de Luis Bagué Quílez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s