.
En noviembre de 2009, en el CCAN.

.

.

Se suceden siempre los días
con desgana y ruidos,
aquí ha olvidado ya su traje inútil.
Quién será el mínimo culpable
de tanto desamor.

En Olleir, casi con seguridad,
las llamas.
Recuerda personas que no hubo,
la muñeca de hule
o la muchacha invisible.

Le crece el tiempo
sobre las rodillas, unta con betún
la exagerada tristeza.
Ella lo abraza y todo ha terminado.
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s