y XIII

 

Parque de Ferrera

 

         Verdaderamente es suave

la hierba para que aquí mismo

los perros devoren la garganta

a las niñas bajo la desvelada luz

de la luna.

Y si no, vendrán borrachos

a enlentecer con canciones su trompa,

a quemar con los dedos

la inmensa barbarie.

Un hombre fuma y vigila todo esto,

su rostro ha brillado un segundo

mientras la brasa arde.

Ese soy yo

hace muchísimo tiempo

que emborrona en el cuaderno cosas.

Empieza a hacer frío

pero ya ni lo siento,

al amanecer le falta el viajante

que bosteza ahora y estornuda.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s