(Estoy completamente seguro de que la Madre Maravillas, desde su rincón celeste, no ve con muy buenos ojos que digamos que Crónicas para decorar un vacío apueste una vez más por el Eulogio. Allá ella con su conjuntivitis santa. Gracias, xen.)

 

 

 

 

SÁBADO 15 DE NOVIEMBRE DE 2008

 

Elogio del Proxeneta/Luis Miguel Rabanal

 

30 de julio

 

Parajes armoniosos, Claudia. Jardines atestados de políticos corruptos, niñas sudorosas que sonríen de una manera muy incómoda a los hombres, niños solitarios que rompen por enésima vez su novísimo juguete, un viento cálido que me impide respirar como quisiera, trenes que se van y se van ardiendo en el recuerdo, leves escrúpulos de quien espía desde su ventana el horizonte. Ya te digo, mi amada Claudia, rincones tan frecuentes que da pena reparar en que son reales y plausibles. Como tu boca abierta para pedirle a Betty más audacia en su lento proceder de despeinarse el vello púbico. Quién eres para venir ahora a dar lecciones de follar, tú que interpretaste un papel tan sucio y te marchaste con las joyas de todas tus amigas y querías recordarnos con postales desde Auxerre. Quién coños eres hoy que me obligas a odiarte tanto como puedo, si pudiera devolverle al tiempo aquellas horas hogareñas y besarte pese al infortunio que dejaste detrás de ti, libidinosa. Un fantasma con los muslos separados esperando a su marido, un fantasma, Claudia, ante mis ojos que capaces son de ser incrédulos pero nunca parsimoniosos con tu sexo, ya sabes, gemebunda y desnortada, sobre un jergón a oscuras en algún sitio del hambre y la puericia. Allí fue la primera vez, a tus trece años, a mis trece años. Como aquel día vienes a exigirme más deslumbramiento, pero ya estás ajada y nada tengo para ti, a no ser puñales…

 

 

 

Luis Miguel Rabanal concluyó hace unos meses de narrarnos las desventuras de J.L.C., singular personaje, proxeneta, vividor, rufián… al que cogimos un cariño especial al leer con avidez el día a día en su lupanar…

 

Elogio del Proxeneta (agujerito que te enlaza con la mala vida), nos ha conmovido mental y físicamente… nos ha hecho reír mientras intentaba robarnos una lágrima con sus buenas artes del trapicheo… Ha sido un placer leerlo como lo es ahora que lo estoy releyendo en versión definitiva…

 

Sin que quepa ninguna duda, es una obra que espero ver pronto publicada… para volver a disfrutar de ella

 

Publicado por xen Vinalia 15:23 0 agujeros en la niebla   

Etiquetas: Luis Miguel Rabanal

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s