Marcelino Madrigal es informático y toda una personalidad en esto de los blogs, no digamos en los de los spaceros, siempre echando una mano o dos si hicieran falta. La entrada siguiente, de su Herramientas para blogs, no tiene desperdicio, ya lo verás.

 

 

 

10/14/2008

 

Una re-entrada aburrida, para un día aburrido

 

 

Quería hacer una entrada emocionante sobre lo que significa bloguear. De esas que le marquen a uno. Pero no sé cómo.

 

El intentar contar que uno escribe un blog porque le duelen las cosas, se ha transformado en algo casi rutinario. Así pues lo que iba a escribir sobre los desamores, las lejanías, y los reflejos en el agua lo he tirado. No me vale. Me sonaba a blog de adolescente. Luego pensé que si conseguía trasladar lo que significa para uno el separarse de lo que más quiere cada 15 días, igual llegaba a alguien.  Pero como también es cíclico y reiterativo. Demasiado obvio. Lo he tirado a la papelera.

 

Pensé escribir sobre la desigualdad, los mileuristas, la crisis, la bolsa y las hipotecas. Más de lo mismo, me dije, y pasé del tema.

 

Luego quise hablar de alguna chica. Eso siempre gusta. Lo de la piel contra la piel, los besos, el ser amable y fiel. Pero tampoco he encontrado a nadie que aun recibiendo eso, al cabo de unos meses lo merezca. No. Definitivamente no era el tema adecuado.

 

¿Sobre las elecciones en Usa, la guerra de Irak que nunca se acaba? No. Para eso están los informativos. Mejor tampoco.

 

Luego me encontré moviendo los dedos sobre un teclado, he intentando escribir para distraerme y pensar en algo que fuera realmente importante. Algo que me permitiera decir a quien me lee que tengo cosas que ofrecer, que me siento humano, que me interesa el mundo que me rodea, que me gustan los pimientos, que a veces me siento eufórico, a veces solo, y pocas pero por eso más queridas, contento y pleno. Por lo que veo es imposible. Soy uno más en Internet.

 

Un contacto de esos de Messenger. Un blog de Spaces. Una puta mierda, por lo que se ve. Pero no importa que no le emocione a nadie, ni le interese lo que cuente.

 

Yo sé que es verdad, que lo siento así, que creo en lo que digo, que me gusta la puta vida, y oler el pelo de mi hija. Fijarme en algún culo. Las buenas noticias. La cerveza bien fría. Reír y bromear sobre lo que los demás solo susurran. Que me acuerdo de Asturias, de los prados. Que sueño con mis abuelos, y me despierto sonriendo. Que decían que hacia bien el amor. Que solo ponía interés en lo que hacía. Que me dan por culo los tops, los gurús, los mass media y los videos que hacen los partidos políticos para vendernos motos. Que tengo rollo y cuerda para rato.

 

Por eso miro de reojo mi blog. Ese de Herramientas.

 

Y muchas veces sonrío, o me preocupo por la mala ortografía. Pero pienso que quizás alguno de los que lo visitan piensa como yo. Y haga lo mismo en su blog. Escribir, llorar, reír, fardar, ligar, enamorar, lamentarse, y mil cosas más. Lo que quiera. Porque ese blog, ese espacio es su trocito de libertad en Internet. Su reino. Su posibilidad.

 

Me gusta escribir un blog, porque así recuerdo. Sé que días estuve mucho peor, y días que estuve mucho mejor. Que la vida tiene eso. Malas y buenas cosas. Y que en realidad uno bloguea porque refleja en ello lo que le sale de dentro. Lo que no le dejan decir. Lo que no puede contar. O en cambio farolea, fanfarronea, se tira el moco. O simplemente como en mi caso, intenta ser sincero. Tan sincero como lo es en la vida.

 

Y la gente eso lo ve raro. Tan normal, como raro. Y pasa de largo buscando blogs con purpurina, vídeos, Web 2.0 , teléfonos móviles que se usan para no llamar a nadie, señores encorbatados que hablen mucho, aunque no se les entienda, grandes negocios por venir, que nos hacen sentirnos empresarios como si nos fuera a tocar la lotería. U opinar sobre temas de actualidad, como si realmente importara lo que dijéramos, aunque luego seamos incapaces de abrir la boca para dar los buenos días al vecino de casa, y preguntarle cómo va la vida. Eso para mí no es un blog, porque un blog debe ser verdad. Y debe ser verdad porque hay tan poca en este puto mundo.

 

Si pocos la leen, o pocos la oyen, dará lo mismo porque será la Verdad, Mi/Tu Verdad. Así con mayúsculas. Lo demás son pajas mentales, ganas de joder al personal y vender motos.

 

Así veo las cosas. Mientras, agradezco tu visita. Y sean muchas o pocas, me da lo mismo. Lo agradezco igual.

 

Quería decirlo. Pero es que no me sale una entrada emocionante. Perdona si te he aburrido. Pero un blog hasta puede ser eso.

 

Aburrido

 

 

 

 

 

 

Ver más ayudas para Live Spaces | Ver más Noticias sobre Live Spaces  

 

Etiquetas de Technorati: Blogosfera,Marcelino Madrigal

Etiquetas de Bitacoras : Blogosfera, Marcelino Madrigal6:23 PM | Agregar un comentario | Leer comentarios (21) | Enviar un mensaje | Ver vínculos de referencia (0) | Agregar al blog

Agregar un comentario

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s