(El Eulogio, difunto ya prácticamente, vuelve de la mano de su amigo xen a dar la lata. Gracias por intentarlo desde tus Crónicas, hermanito.)

 

 

 

 

JUEVES 21 DE AGOSTO DE 2008

Elogio del Proxeneta/Luis Miguel Rabanal

 

 

15 de octubre

 

La dimensión necia de las cosas, esa servidumbre del pasado que llega a pedir las cuentas, a exigirme nombres del afecto y fechas desgastadas. Que viene con despecho a demostrarme el montante feroz de mi ridículo. Hale, me concedo perpetrar cualquier fechoría, incluso penetrar a Laura, si me permite, como antes. No es tarea fácil y lo sé, me cuesta horrores respirar, y hasta moverme, pero el amor se hace bien o no se hace. Para los rapacines dejo el no atreverse, el ahora no cabría, la falta de apetencia y las chorradas. El sexo, a más no poder el mío, es cuanto limita con la muerte, el dulce trance pernicioso. Me conformo con atisbar entre sus muslos y esperar sentado a que se hagan la luz, los jugos derivados, los extraños e íntimos toqueteos de Laurita, que confiesa no estar preparada aún por no sé qué señales desproporcionadas de su útero; atisbar su piel joven y exquisita y temblar con ella, de ella, sobre ella y a su lado, con la mano irremisiblemente agarrotada, sin acariciar en absoluto la carne que amo con inverosímil arrebato. Que comparezca, si no, el personaje de las remotas vidas. Al fin y al cabo, en la enfermedad el acercamiento se agradece. Igual me hace recordar travesuras hermosas sin nada de dolor, sin dobles palabras que enjuicien mi lúgubre postura ante la naturaleza degradante, sin improperios, o tal vez me sacie pronto y le confíe trucos. Mi memoria. Las señas de mis hijos. La gran escaramuza de… La botella vacía y el polvo llenándome la mesa de vegetaciones absurdas. La dimensión apolillada de las cosas, este apuro.

 

********

 

Laura me entretiene con un sonoro beso en los labios y sin lengua, dirige mis dedos a la oquedad de sus bragas blancas y me vocea al oído que otro día.

 

 

 

 

confieso que tengo una especial debililidad con esta novela de Luis Miguel Rabanal que ha publicado en su blog…

 

me gustaría poder leerla en papel…

a ver qué pasa con esos editores… tú…

 

 

 

 

Publicado por xen Vinalia 19:25 1 agujeros en la niebla   

Etiquetas: Luis Miguel Rabanal

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s