(Gracias, xen. Y van… Y como la Niebla cumple, muchas felicidades.)

 

 

 

 

DOMINGO 17 DE AGOSTO DE 2008

Luis Miguel Rabanal/La última vez

 

 

 

XIX

 

 

Coágulos de sangre arrebatados al bello mensajero que a mi puerta abandona un ramillete ridículo de flores.

 

Ruidos de la casa que entorpecen el amigable fluir de la vida: el agua yéndose al infierno, el viento posado en la ventana como una palabra de más, incluso mis pasos que no son de ningún modo de este mundo.

 

Debería añadir que las cosas han vuelto a otorgarme su sentido.

 

Probablemente todo es verdad si alguien nos mira con ternura y cree, con lástima, habernos amado alguna vez, como sucede en el cine, donde un conde perverso eyacula con torpeza en el regazo de una bailarina.

 

Mi cuerpo ahora se entrega al descalabro y me mira sollozar al hacerse de noche y es tarde para cualquier clase de lamento, me parece.

 

 

Luis Miguel Rabanal, La última vez, Ajimez ediciones

 

 

 

de este libro de Luis Miguel Rabanal, como de todos los suyos, hablaré mucho en esta Niebla…

Para mí, mi hermano LM, es uno de esos pocos “portadores de la palabra” que quedan… y no quiero que se me entienda en términos esotéricos… o sí… porque sus palabras tienen fondo y contenido y no sólo forma…

 

de mucha gente sacas una palabra, una frase, una idea… y te das por contento con su libro… te ha servido para algo…

 

LM me llena a cada palabra, necesito leerlo despacio y releerlo… te lanza imágenes como una ametralladora… su voz es la voz que a esta Niebla da fuerzas… es así, enciende algo en el trastero de mi chota… cada vez que te leo, me entran ganas de escribir palabras oscuras… es la puta verdad…

 

 

 

Oscura palabra

 

 

El poeta ha terminado por hoy su ingrata tarea.

Apaga el monitor y recoge el teclado una vez más, como si la vida

se le fuese en ese acto, aparentemente, conciliador y errabundo.

Después lava bien sus manos y se consagra para cualquier misterio,

apostar a las clínicas con alguien, recalentar la hamburguesa, llamar

a la cuñada por su nombre y todas las placenteras costumbres

con que nos defiende la bruja piruja de la edad.

El tiempo ha jugado con él una nueva partida y le estremece saber

que el poema ha supuesto una denodada derrota,

también una extraña luz cediendo su lugar a las señoras, algo que

tiene que ver con la sustancia de su despojamiento grande.

El poeta decide ahora cuál va a ser su siguiente mirada,

y toma en silencio sus verdes pastillas y se alegra de verse desnudo

ante un espejo que, lo mismo que él, está roto y no existe.

Esto es desesperarse, se dice con ganas de pelea

en tanto contempla, admirado, manchados de semen, sus disquetes,

los crueles borradores de toda una semana y donde habla,

tan mudo, no de amor o del deseo de un martes vergonzoso,

sino del pasado que regresa y lo confunde con su voz afelpada,

y asimismo del cuerpo que no tiene y es una bonita frustración.

Ya es el dueño de su propio destino y tras sus pasos que nadie reconoce

ha hallado un filón de desgracias: la inaudita nieve cubriendo sus ojos,

su mujer cerrándole, también, los ojos porque ya se ha hecho de noche,

toda la casa con los ojos cerrados pues todos han venido a despedirse.

Ayer me sometía a una boca rica de muchacha temblorosa y hoy, ya lo ves,

tengo la somera impresión de que nada poseo, nada, nada, carajo.

El poeta no sabe qué hacer con los versos escritos

y hay bolas de papel atrancando las puertas, no está en sus cabales…

 

 

 

Luis Miguel Rabanal, La última vez, Ajimez ediciones

 

 

Publicado por xen Vinalia 13:01 0 agujeros en la niebla   

Etiquetas: Luis Miguel Rabanal

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “La última vez y Xen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s